NUESTRO EQUIPO

¿QUIENES SOMOS?

Somos un ministerio cristiano interconfesional que sirve desde Colombia.

CONÓCENOS

Somos un equipo conformado por 17 personas. Cada uno contamos con dones y talentos que ponemos a disposición de la comunidad.

ÁLVARO
GARCÍA

“consolando a los que están en tribulación,
por medio de la consolación con que somos consolados por Dios.”
2 Corintios 1:4

Siendo adulto, conocí a Jesús como mi Salvador y experimenté tanta paz, alegría y libertad como nunca lo había imaginado.

Quince años después, llegué a ser pastor, pero mucha de esa preciosa paz, alegría y libertad, se había esfumado. Mi experiencia en la iglesia y en mi hogar era dolorosa y no entendía lo que pasaba: continuamente me encontraba, igual que muchos otros creyentes, viviendo una vida de apariencia, orgullo, conflictos y envidia. Entonces, en medio de tanta frustración, confusión y heridas, perdí mi hogar y mi ministerio. La impotencia, el dolor y la depresión inundaron mi corazón; mi vida estaba destrozada.

 

El mensaje de la Gracia y la Cruz llegó a mí como agua cristalina en el desierto. La respuesta de Dios a tantos años de clamor y dolor llegó a través de este ministerio.

 

Ahora conozco a Jesús no sólo como mi salvador sino como mi vida y por eso llevo el mensaje restaurador de la Gracia de Dios a personas que, como yo un día, hoy sufren confusión y soledad, y están postradas clamando sanidad de su dolor.

MARLENE
GARCÍA

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera, porque en ti ha confiado.
Isaías 26:3.

Paz y Confianza son dos cosas que para nada tenía cuando llegué al Ministerio Intercambio de Vida, ya que estaba con mí ser deshecho, herida y amargada por muchos quebrantamientos que no tenían ningún sentido para mi vida, según lo que yo creía.

Llegar a este lugar fue empezar a descubrir la persona que realmente soy, mi valor, mi seguridad y el profundo e incondicional amor que Dios siente por mí, todo esto fue un acto de amor que nació cuando empecé a darle la oportunidad al Padre de revelarse a mi ser en medio de mi dolor, a pesar de haber entregado 20 años atrás mi vida a Él.

 

Hoy sigo aceptando y arriesgándome a la gran aventura que Él me hace en Isaías 26:4 ……CONFIAD en el Señor perpetuamente, porque en Él está la fortaleza de los siglos.

LORENA
LOZANO

Graduada con honores en fracasología, como muchos, sabía cómo era estar lejos, caer en el lodo de mi propio camino, desear regresar a casa, supe lo qué se siente cuando uno piensa que carece de valor y de significado, cuando ya no eres bienvenido, cuando ya no queda hogar en el hogar, cuando se ha fallado miserablemente. Entonces entendí las palabras de C. S. Lewis: “El hecho de que nuestro corazón anhela algo que la tierra no puede proveer es la prueba de que el cielo deber ser nuestro hogar”.

Vivir por Gracia ha significado reconocer la historia de mi vida con sus lados oscuros además de los brillantes, se abrieron mis ojos ante lo que la Gracia proclama, la impactante verdad de que todo es regalo. Todo lo bueno es nuestro, no por derecho, sino a causa de la abundante generosidad de un Dios de Gracia.

 

Trabajo en este ministerio porque fue la herramienta que Dios usó para sacarme de mi propio infierno y porque creo firmemente que este eterno regalo no es solo para mí, es también para todo aquel que grita en su alma por Libertad. Juan 10:10

JENNY
PEREZ

Antes de conocer la Gracia de Dios, vivía una vida llena de esfuerzos y autosuficiencia tratando siempre de hacer lo correcto, buscando tener una familia perfecta, esto a raíz de las heridas y el dolor de mi pasado.

Dios a través de un proceso de quebrantamiento e identificación con la Cruz me llevó a conocer y descansar en mi verdadera Identidad en Cristo, lo que me ha permitido disfrutar de la libertad de su Vida en mí.

 

Me apasiona acompañar a las personas en la travesía hacia el descubrimiento de su Identidad en Cristo y en cada revelación que Dios hace a sus vidas a través del proceso de sanidad y restauración.

¡Ha sido una experiencia única ser parte de este ministerio en Colombia!

SATURIA
RANGEL

Viví la mayor parte de mi vida en un mundo perdido, donde crecí con un concepto distorsionado, acerca del amor y aceptación de Dios hacia mí.   

Juan 3:16 “Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna”.  Esto fue lo primero que escuché acerca del amor de Dios, hacia las personas y dije: Quiero eso.

 

Dios impactó mi vida, desde el primer momento que escuché este mensaje, de la Vida de Gracia. Yo estaba quebrantada y Dios me hablaba revelándome el fracaso de mi manera de vivir.

 

Gracias a su restauración estoy experimentado a Cristo como Vida y disfrutando cada día su amor y aceptación incondicional. Todo esto, no es algo que yo pueda lograr, sino que es Dios expresando y manifestando su Gloria a través de la Vida de Cristo en mí.

 

Para mí, es una bendición participar, en la transformación que Dios sigue haciendo en otras personas, que también disfrutan la gracia de Dios en sus vidas.

AMANDA
ROA

Por muchos años creí que debía intentar vivir la vida cristiana en mis propios esfuerzos para poder alcanzar la aprobación de Dios, y que Él se sintiera agradado de Mí. Después de largo tiempo, en el intento de hacer que mi vida cristiana funcionara, me llevó a experimentar frustración y cansancio espiritual, donde nada de lo que podía hacer tenía sentido. Una de las herramientas que Dios usó para sacarme de esta situación, fue el “Ministerio Intercambio de Vida”.

Asistí a una Conferencia de la Vida de Gracia, donde Dios me reveló la otra parte del Evangelio que necesitaba conocer:  que yo no sólo había sido perdonada de mis pecados, sino que Él había dado Su Vida para ser mi Vida, dándome una nueva identidad, haciéndome completa, perfecta, amada y aceptada por ÉL, simplemente porque a Él le plació, sin yo tener que hacer nada a cambio.  Ahora lo que hago, lo hago en respuesta a Su amor, y dejándole a Él vivir Su vida a través de mí, lo cual ha traído descanso y disfrute a mi alma, como también una gran pasión de compartir con otros de Su gracia.

OLGA
ROA

Soy hija de Dios, esposa, madre y abuela. Desde muy joven, influenciada por mi abuela materna, conocí a Dios como Señor y Salvador. A pesar de llevar años en el Evangelio, tenía un concepto de Dios errado: un Dios lejano y externo, a quien sólo le interesaba mi comportamiento y mis resultados. Este concepto equivocado me llevó a experimentar frustración, cansancio, y a vivir una vida religiosa y legalista que no me permitía disfrutar de Su presencia, ni de los demás. Tampoco podía experimentar Su Vida abundante.

Hace más de diez años, por la gracia y el amor de Dios, llegué al “Ministerio Intercambio de Vida” donde Dios se me ha revelado como el Dios de la Vida, quien vive en mi, y quien me ama incondicionalmente.

 

Me siento muy privilegiada y llena de gozo, al ser participe de la obra que solo Él puede hacer en nuestras vidas. Dios me ha permitido ser testigo de esa obra transformadora, no sólo en mi, sino también en muchas vidas heridas y necesitadas.

CRISTINA
RINCON

“Conocer a Cristo como nuestra vida, empieza con la experiencia de reconocer lo fatal de la vida del yo.”
(Miles J. Stanford)

Ante mis ojos, mi pobre y egoísta vida fue puesta en evidencia. ¿Qué podía decir? Nada. ¿Qué podía sentir? Todo. Desde lo más profundo de mi ser lloré arrepentida, luego su gozo llegó y como ungüento a mi corazón de su amor me colmó y su perdón me dio.

Entonces mi jornada con Cristo y una “lista” de cosas por cumplir hicieron su aparición: orar, estudiar la palabra, no pecar, y otras más me llevaron a batallar y cuestionar mi conversión: ¿Cómo era posible que no lograra cumplirla? ¿Acaso no era hija de Dios? Esto fue vergonzoso y desalentador.

 

En el 2004, fui invitada a La Conferencia de La Vida de Gracia, aquel mensaje me permitió ver que era un fracaso total en mí misma. Aceptar esto no fue fácil, pero fue lo mejor. Su gracia me alcanzó y le dije SÍ a su amor.

 

Amo cantar, bailar y escribir. Amo mi labor como maestra y consejera. Llevo 14 años siendo testigo de los milagros de Dios en la vida de sus hijos.

 

De gracia he recibido, y de gracia quiero dar hasta mi último suspiro. “Soy de mi amado y Él es mío; Él me apacienta entre los lirios.” (Cantares 6:3)

RENé
MUÑOZ

Como muchos hombres gran parte de mi vida la dediqué a tener una familia modelo y éxito en el mundo laboral, luchando hasta el cansancio en mis fuerzas, confiando en mis habilidades con un Dios intermitente al cual acudía solo en momentos de necesidad.

Amorosamente Dios en uno de los momentos más difíciles de mi historia reveló Su presencia a través del Ministerio intercambio de Vida, solo en mi gran agotamiento le pude conocer íntimamente, he entendido que dependo totalmente en Él, ha sido un regalo de Vida maravilloso el cual he decidido compartir con otras personas que tal vez estén pasando por dificultades en su trabajo, matrimonio, relaciones etc.

PAOLA
GRANADOS

" y ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí"
GaLATAS 2:20

Mujer, madre, consejera, maestra y especialmente una Hija de Dios invitada por Su Padre Celestial a compartir las verdades de la identidad y Amor en Cristo.

Tuve la oportunidad de conocer a Cristo como mi Salvador siendo aún muy joven, sin embargo, la religiosidad y el autoesfuerzo por hacer funcionar la vida cristiana me llevó a un cansancio total y a reconocer mi profunda necesidad de experimentar a Cristo como Vida.

 

En aquel momento conocí el Ministerio Intercambio de Vida y fui invitada a recorrer una travesía por mi propio corazón para descubrir y seguir descubriendo el corazón Paternal de Dios.

 

Desde entonces he podido vivir y ver milagros eternos en cientos de personas que revelan la Vida de Cristo en quienes son y lo que hacen. Dios transformó mi vida y me siento privilegiada de poder aportar para la transformación de otros.

MIRLADiS
CALDERÓN

“…Yo he venido a darles Vida y Vida en abundancia”
Juan 10:10b

Conocí a Cristo como mi Salvador en mi niñez y disfruté de su amor incondicional, pero en mi adolescencia y juventud esas buenas nuevas de salvación se convirtieron para mí en una pesada carga llena de reglas y mandamientos que me era imposible cumplir y terminé cansada y agobiada.

En mi momento de angustia y frustración le pedí a Dios que se me revelara como la verdadera Vida que Él decía que era. Fue así como en 2.014 Él me invitó al Ministerio Intercambio de Vida a través del misionero Marcos Porret a una Conferencia, y allí llegué a conocer a Cristo como Vida y Vida abundante. Allí también pude descubrir que yo soy quien Él dice que soy y no lo que yo hago para llegar a ser.

 

Dios cambió mi vida y hoy deseo compartir con otros la abundancia de su gracia y su verdadera vida a los lugares donde Él me siga invitando.

LINETH
ESPÍTIA

Juan 7:37b, 38 “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva”.

Después de varios años como creyente y trabajo misionero; aunque segura de mi salvación, creía que el amor de Dios para mi dependía de mi buen comportamiento y mi esmerado servicio. Así que me esforcé cuanto más pude. Esto me hizo sentir valorada, importante. Pero como todo estaba basado en mi propio esfuerzo, llego el momento del cansancio físico y emocional. Además, espiritualmente muy confundida.

Dije: “Señor, yo no siento esos ríos de agua viva brotando de mi ser” Había llegado al fin de mis fuerzas. ¡Gloria a Dios por eso! Necesitaba dejar de tratar de satisfacer mi necesidad de amor, valor, aceptación y seguridad a través de mi trabajo misionero y de las personas. Entonces, obró en mí el intercambio, me guio a confiar solo en El cómo mi única fuente de vida verdadera que satisface plenamente. Mi identidad no está basada en lo que hago, sino en que soy su hija amada.

 

Ahora, Dios siendo mi vida y que realmente experimento esos ríos de agua viva corriendo por mi ser. Disfruto cuando Dios me permite participar en lo que Él está haciendo en la vida de otros.

PAUL
OVERMOYER

“Cuando Cristo, quien es la vida de ustedes...”
Colosenses 3:4

Habiendo estudiado misiones en una universidad Bíblica fui a Venezuela con quien era mi esposa en ese entonces a trabajar como misioneros. Después de 2 años en ese país nos tocó volver a los Estados Unidos pues el matrimonio no era sano. Poco después se disolvió.

La pérdida de una carrera misionera y un fracaso matrimonial me dio muy duro. Me preguntaba, “¿Dónde está Dios en todo esto?”…De ese sentir de la ausencia de Dios nace una necesidad de conocerlo de una manera diferente. Yo necesitaba comenzar a creerle de nuevo al Señor.

 

Lineth, quien es ahora mi esposa, me habló del curso “Intercambio de Vida” y decidí tomarlo. Durante el curso el Señor muy claramente me dijo, “Paul, tú no estás creyendo lo que digo de mí, ni lo que digo de ti en mi Palabra.” En ese momento decidí tomar la palabra de Dios como verdad para mi vida.

 

La idea de Cristo como mi vida, me apasiona y me captura la imaginación. Sin Él no tengo vida, en Él, lo que tengo es vida.

FRANCELINA
SILVA

Es una oportunidad para compartir una breve y maravillosa experiencia de mi vida, desde niña Dios me reveló Su amor y lo recibí, crecí creyendo que tenía que hacer muchas cosas para agradar a Dios, ser amada y aceptada, pero nada de lo que hacía era suficiente.

Hace 12 años conocí el ministerio de Intercambio de vida donde Dios me reveló quién era Él, quien soy en Él y esto cambió de una manera radical mi vida. Tengo el privilegio de ser parte de éste maravilloso ministerio y conocer muchas vidas que han sido trasformadas por el poder de Dios a través este mensaje.

MARISOL
VARGAS

“Cristo en vosotros, la esperanza de gloria "
Colosenses 1:27

Madre, psicopedagoga. y consejera de niñez.

Aunque conocí acerca de Jesús como Salvador cuando tenía 23 años de edad no disfrutaba de una comunión real con él, me esforzaba por buscar su aceptación a través de lo que hacía sin entender que ya era aceptada y amada por Él, Dios usó el Ministerio Intercambio de Vida para llevarme a una plena revelación de su amor y propósito para mi vida.

Mi labor en la consejería infantil se hace más significativa al poder guiar a la niñez a conectar sus corazoncitos con el corazón del Padre a través de Jesús y ayudar en su proceso de sanidad, para que puedan disfrutar la vida plena que Dios tiene para cada uno de ellos.

Laurie
turner

Fui misionera de 1991 a 1999 y aunque Dios tenía su mano sobre mi vida, empecé a experimentar agotamiento y frustración. Conocí a alguien de Grace Ministries International de Marietta, Georgia, y comencé un proceso de consejería donde descubrí que había estado usando el ministerio como manera de ganar la aceptación de Dios y que había estado buscando una identidad basada en mis logros y éxitos como sierva de Dios.

En el año 1999, Dios me trató con el cuidado de llevarme al fin de mis fuerzas y me reveló que Él me aceptaba completamente en el punto en que estaba. Descubrí que su aceptación está basada en la vida de Jesucristo, no en mis logros. Me reveló mi identidad en Cristo, la cual tengo como regalo, y desde entonces experimento una profunda paz y un descanso en saber que la obra de Cristo en la Cruz es completa para darme una nueva identidad como hija de Dios. Ahora no puedo parar de compartir con otros la gracia tan grande de Dios y llevarlos a conocer esta vida abundante en Jesús.

ruben
herrera

Nací en un hogar cristiano, así que, desde muy temprana edad conocí acerca de Dios y experimenté Su presencia. Desde entonces, Dios ha sido el anhelo de mi corazón. Pero lamentablemente, gran parte de mi vida cristiana estuvo basada en cumplir la ley, tratando en mis fuerzas ser un buen hijo de Dios, pero sin disfrutar realmente Su vida.

Hasta que Él mismo me llevó al final de mis propias fuerzas, mostrando mi carne, y donde pude darme cuenta que mi enfoque no era en Dios, sino en mí mismo, buscando sus bendiciones y que Él se sintiera agradado de mí. Dios en su bondad, me permitió asistir a una conferencia de la Vida de Gracia, donde Él mismo me llevó a entender Su Obra de la Cruz que no había sido revelada en mí completamente. Ahora conocer Su Obra en mí, y a Dios como mi Vida, me hace tener un corazón agradecido y lleno de amor por Él.

Contácto

Fundación Ministerio Intercambio
de Vida

NIT 901 503 328 – 8